Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Inicio Página principal Localización Datos útiles Historia  Historia II La Iglesia La Ermita Gente de Pintano Enlaces Recuerdos Bagüés Undués Pintano Vistas y fotos Libro de visitas folleto_1 folleto_2 Contactar fotos hostal Historia  Miguel Gabás La Iglesia Fotos La Ermita Fotos Datos útiles_new 

Historia

Aunque en otros tiempos había en este valle varios lugares o caseríos, la población actual se concentra en la villa de Pintano antiguamente llamada Pueyo de Pintano que significa “Alto de Pintano” y en Undués-Pintano que quiere decir “Bajo u hondo de Pintano".A 20 NE de Sos, cabeza del partido judicial y sobre 40 SO de Jaca se yergue Pintano dominando el valle de su nombre, Históricamente fue primero una fortaleza para defensa de los cristianos contra las acometidas de los muslimes, y luego fortaleza avanzada de los Reyes de Aragón en sus guerras contra los de Navarra. En los tiempos modernos fue cobijo y lugar de espera ocasional del general Mina, en sus continuas y gloriosas campañas contra los invasores franceses, que en represalia entraron en el pueblo y se llevaron las alhajas de la iglesia. ¿ de qué tiempo data el origen de Pintano ?La multitud de ruinas que se hallan en su término, los sepulcros y huesos humanos que en ellas abundan, los pavimentos y trozos de mosaico, monedas romanas y utensilios diversos que se han descubierto trabajando las tierras o removiendo los pedregales, son pruebas más que suficientes para remontar la fundación de este antiguo castillo a los inciertos tiempos de la población de España. Muy importante fue su situación estratégica en aquellos siglos de interminables contiendas y sucesivas invasiones de los cartagineses, romanos, visigodos y sarracenos. Muy bien conoció esta importancia estratégica el último Conde de Barcelona y Príncipe de Aragón, don Ramón Berenguer IV el Santo, en la mitad del siglo XII, al disponer por decreto que se repoblara el Pueyo de Pintano, con el objeto de afianzar esta posición y encomendando su defensa a los nuevos pobladores, ahorrando así guerreros permanentes en su guarnición. El número de pobladores permanentes fue creciendo de tal modo que Alfonso el Casto hubo de permitir que edificaran y residieran fuera del Pueyo, que se hacía pequeño para tantos habitantes.A este notable crecimiento de la población corresponde la pequeña capilla de San Antón, ojival del primer período, con retablo de estilo clásico compuesto, que data en una piedra de la fachada de 1763. Se necesitaba un templo más amplio para la población y de aquella época es la Iglesia Parroquial de Pintano, que se fue construyendo a lo largo de los últimos siglos.En el Ayuntamiento de Pintano se hallan algunos muy antiguos y curiosos pergaminos de la época, como el siguiente. Corría el año 1162:“...En el nombre de la Santa e Indisoluble Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Amén.Yo, Alfonso, por la gracia de Dios rey de los aragoneses, hijo de Ramón Conde de Barcelona, hago esta carta de donación y confirmación a vosotros, todos los pobladores del Pueyo de Pintano, tanto a los que están allí ahora avencindados, como a los que antes vinisteis allí a poblar. Plúgome de buen grado y espontánea voluntad, y por lo presente que allí pobléis y os establezcáis. De todo corazón y de buena voluntad os concedo que, dentro de la misma cerca y de fuera en el mismo Pueyo, hagáis allí cada uno vuestras casas como mejores las pudierais hacer, y residáis allí francos y libres y gocéis del fuero de Jaca. Y os concedo toda mi heredad realenga de Pintano, yermos y poblados, como os la dio el Señor Conde, mi padre, para que os la dividáis entre vosotros, como mejor os pareciese en derecho. Y además os concedo que cultivéis en mis baldíos propios, en donde quiera que pudierais hallarlos, junto a las heredades y términos de infanzones y de monasterios. Y a cualquier poblador infanzón que allí viniere a residir, que tenga allí su franquicia, como suele tenerla en sus otras heredades, salva mi fidelidad y de todos mis sucesores. Y a cualquier poblador que allí viniese a establecerse y estuviese continuamente en esa población, si tiene heredades realengas en otros lugares, que las posea francas y libres, al fuero de Jaca. Asimismo, cualquier hombre que tenga heredad de infanzón en otro lugar, y viniera a residir y estar toda su vida en esta población, si quisiese conservar dicha heredad del mismo infanzón, hágale desde allí su derecho, según suele hacerse, y si no quisiera tenerla, abandone la hereadd del infanzón y resida franco y libre en esa población, al fuero de Jaca. Y os doy términos para trabajar en mis baldíos y para pacer vuestros ganados desde piedra escrita hasta el ojacal (bujagal??) y desde una sierra hasta la otra sierra y haced allí vuestros vedados. Item os permito que cortéis vigas maderas y círculos (¿tascas?) en todos mis bosques realengos, en donde quiera que los hallareis para la obra de vuestras casas. Y que tengáis y poseáis todo este donativo, como arriba está escrito, salvo, libre, ingenuo y franco, vosotros y vuestros hijos y toda vuestra generación y posteridad, salva mi fidelidad y de toda mi sucesión, por todos los siglos.Amén. (datos del libro de Dámaso Sangorrín "La Virgen de Alguiraré")

siguiente...





valle de los Pintanos